lunes, 9 de abril de 2012

LA HABANA, POMPEYA DEL CARIBE


Deploro a esos exploradores que van a Cuba como a las pirámides de Egipto, que lucen el asombro cómplice en el rostro y contemplan la isla como al oro de los faraones que cinco mil años después aun brilla.

Deploro a los exploradores que no van a ver lo nuevo y maravilloso, lo moderno que debería brindarle la isla a sus habitantes, sino a subrayar las reliquias que sobrevivieron al vómito candente del Vesubio.

Deploro a los turistas de dictaduras ajenas, quienes con su irresponsable lenguaje certifican y ponen  marca país en lo que debería ser vergüenza.

Deploro a los exploradores que miran a mi patria como a una tribu de rumberos que se la pasan alegres, como buenos salvajes, felices alrededor del tirano.

Deploro que para referirse a una dictadura utilicen la palabra Cuba. 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Artículos relacionados:




No hay comentarios:

Publicar un comentario