jueves, 29 de diciembre de 2016

AYER FUE EL DÍA DE LOS SANTOS INOCENTES… y lo del Stradivarius en Aguada fue una broma

La celebración del Día de los Santos Inocentes nos llegó con la espada y la cruz, pero esta costumbre -aunque para la tradición católica proviene de la matanza que ordenó Herodes I el Grande para impedir que el niño Jesús llegara a ser lo que después fue-, no tuvo nunca ni la violencia de la espada ni los dogmas de la cruz, las inocentadas llegaron a América como dice el son «para el alma divertir». 


En los medios de comunicación cubanos aparecieron inocentadas de altos quilates, algunas muy recordadas como aquella en la que uno de los diarios más influyentes de la época anunció una nevada en La Habana, nota que los redactores tomaron con tanta seriedad que fue calzada con una foto en la que se podía apreciar claramente la nieve sobre el Capitolio habanero; y otra resiente, posible por lo difícil de censurar los medios digitales en la Internet, fue la que en 2014 publicó el blog Belascoaín y Neptuno, bajo el título de Mariela Castro anuncia el cambio (de sexo).
No estoy seguro si este contrabajo supuestamente descubierto en mi pueblo natal movió dudas, suspicacias o risas, pero de lo que no tengo la menor duda es que mal no le hizo a nadie, así que feliz año nuevo y sigan leyendo, riendo y comiendo que para lo demás nos sobrará el tiempo en 2017.  
Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario