sábado, 12 de mayo de 2012

LA ARROGANCIA INFINITA DEL CUBAN-NON-SAPIENS


La pedantería cubana fue tan notoria y nociva para la reputación de las tropas castristas en África, como lo es ahora usándola en contra de los afroamericanos, los latinos, los indios y demás comunidades que cohabitan con nosotros en el sur de la Florida.


Por Paquito D´Rivera


Hace unos días llegó a mis manos (o más bien a mi Mac) un ilustrativo artículo firmado por Jesús García titulado “El Cubano No Cae Bien”, que enumera y describe los múltiples logros de muchos exiliados nacidos en la mayor de las Antillas y el efecto negativo que dichos logros pudieran haber tenido en el resto de los mortales. Pero analizando las cosas desde otro punto de mira, los indiscutibles éxitos de algunos coterráneos nuestros, es quizás una de las peores e injustificables razones de esa desagradable petulancia por la que algunos nos llaman con sorna y alguna razón "Los Argentinos del Caribe", o “El Pueblo Elegido” (por nosotros mismos). O sea que –como diría mi abuela Panchita –, poco a poco nos hemos ido convirtiendo en un bando de engreídos y sangrones. Pero como dicen que lo último que se pierde es la  esperanza, quizás aún estemos a tiempo de aplicarnos la sabia frase del filosófico Bill Cosby que dice que: “el reconocimiento de nuestros propios defectos es la única forma de enmendarlos”. En caso de que sea esa la intención, agregaría yo.

Conversando cierta vez con un psicólogo en La Habana, este me decía que la arrogancia tiende a aflorar cuando consciente o inconscientemente se trata de cubrir o disimular alguna deficiencia o defecto personal o social (que pal’ caso es lo mismo). Yo he conocido cubanos que después de 30 o 40 años de vivir en este país, dicen hasta con orgullo no hablar o entender “ni una papa de ingles", o hablan del éxito obtenido en los negocios siendo casi analfabetos. Y no es que sea deshonroso carecer de determinados conocimientos, pues todos tenemos “handiaps” en nuestra formación personal (mi propia abuela nunca aprendió a leer o escribir), sino que el "ser cubano", cuando es mal educado, es el único en el mundo que alardea de su propia ignorancia. Es lo que yo llamo el Cuban-Non-Sapiens.
Uno de los siete pecados capitales, la envidia es indudablemente un sentimiento vil y recriminable, pero propiciar el resentimiento con ostentaciones y desmanes contra individuos o grupos étnicos de menor éxito es aun mas vergonzoso, y a mi me produce muchas veces vergüenza ajena.

La pedantería cubana fue tan notoria y nociva para la reputación de las tropas castristas en África, como lo es ahora usándola en contra de los afroamericanos, los latinos, los indios y demás comunidades que cohabitan con nosotros en el sur de la Florida. Esa es la triste realidad que además, estamos pasando como pésimo ejemplo a las nuevas generaciones. ¿Podremos algún día superar tanta estupidez y falta de tacto y sentido común? Lo dudo. Son demasiados años de creernos la "raza superior", sin darnos cuenta de que –como bien dijo aquel psicólogo habanero– la arrogancia en el fondo no es mas que un tremendo complejo de inferioridad, y que  la superioridad de los verdaderamente grandes radica –por el contrario –,  en su humildad y sencillez. Celia, Martí, Monseñor Román, Montaner, Cachao, Andy, y Bebo Valdés son solamente unos pocos ejemplos de ello. Ojalá nuestros hijos y nietos siguieran ese patrón. Supongo que entonces no caerían tan mal.

Paquito D’Rivera
Mayo 2012

6 comentarios:

  1. Alejandro Carreño12/5/12 1:55 p. m.

    Es cierto cási todo lo que he leido en esta carta Paquito, y me atrevo a agregar otras de las muchas cosas que he visto "engrandeciendo" el ego cubano.
    Es cierto que, en su mayoria los cubanos son trabajadores y les gusta "echar pa´lante", pero a veces tengo que reirme cuando a veces recibo esos e-mails sobre los cubanos poniendonos por el cielo: desde el cocinero de la Reina Isabel hasta el arquitecto que dibujó los planos de la torre Eiffel en París son, que creen?...por supuesto CUBANOS!!!!!, pero no valoramos que posiblemente la preparación para ser lo que son esos "cubanos"seguramente NO la recibieron en Cuba, sinó fué sólo el accidente de haber nacido en la Isla.
    Bién lo dijo Maximo Gómez sobre los cubanos: "...Son como el dominó, cuando no llegan se sobrepasan". pero se nos olvida, o a lo mejor muchos no lo saben, lo que los cubanos le hicieron a Máximo Gómez después que lidereó las tropas cubanas para liberar a Cuba del yugo hispano, y a lo mejor seguro muchos no saben ni siquiera, que Gómez era Dominicano, no cubano.
    Se les olvida mencionar a esos engrandecedores de egos cubanisticos, que Gerardo Machado, Fulgencio Batista y Fidel Castro, junto con los miles de secuaces, asesinos y seguidores de las corrientes que desgraciadamente pasan por nuestra isla no eran argentinos, vamos a ver si adivinan de donde eran y son?
    Pero el ego y las manias de grandeza que cási todos los cubanos tenemos es, desgraciadamente justificada, saben por qué? Pués a comparación de Perú, Ecuador y Colombia (esto para no irnos tan lejos) los cubanos reales desaparecieron hace más de 500 annos, con todas sus costúmbres y todo!. Los que nos llamamos cubanos somos una raza "viralata" (que es como le llaman a los perros satos en Sto. Domingo) sin una tradicción e historia milenaria, sinó que es la mezcla entre los africanos que vinieron como esclavos y los hijos de putas hispanos que destruyeron a los indios tainos y otros que habitaban en la isla, violaron a las indias y también a las africanas, y los hijos de ese fenómeno historico somos nosotros.
    Estas son razones suficientes para cubrir nuestros complejos y hasta cierta culpa con un ORGULLO sobreinflado!!!!!
    Lo peor de este asunto es que ningún cubano se da cuenta de que tan errado está hasta que no sale de la isla para siempre y comienza un nuevo capítulo en otro país, otra cultura. Ahí es que empezamos a darnos cuenta, poco a poco, que machistas, chovinistas, yoistas y supercubanos somos, cuando empezamos a vernos en un espejo ajeno. Pero lo peor de todo este asunto nadie lo quiere reconocer, y es que nos vanagloriamos de ser valientes y tremendos hombres y realmente somos los cobardes más grandes que ha dado Latinoamerica, pués después de haber combatido en diversos paises de Africa y Latinoamerica somos un pueblo subyugado y explotado cada dia más. Tal es así que dudo que los cubanos residentes en la isla realmente conozcan la autentica libertad.
    Somos la mezcla de la Iglesia Católica con la religión Yoruba y la santeria, lo más contradictorio que he visto!, pués es como aceptar como marido al hombre que te viola. Somos los valientes cubanos que luchamos por décadas contra los espannoles (nuestros abuelos?) y ahora nos sigue gobernando un hijo de un espannol?!
    Por supuesto no todo es color de hormiga, pués de este virulento fenómeno surgieron cosas magnificas que SI son totalmente cubanas como lo es nuestra música, nuestra alegria y muchos otros valores muy cubanos y a mi entender muy apreciables.
    Sólo cuando empecemos a comprender nuestra historia y quien realmente somos entónces nos daremos cuenta que no tenemos ningúna razón para estar orgullosos por solamente ser cubanos. Quizá algún dia comenzarémos a recontruirnos de nuevo, nosotros mismos, con todo lo que encontremos positivo en el camino de la vida y un dia álguien podrá decir, estar orgulloso de nosotros.

    Alejandro Carreno.

    ResponderEliminar
  2. Fernando Rodríguez (Archi)12/5/12 1:57 p. m.

    Muy bueno y necesario. Seguro que sí.

    ResponderEliminar
  3. TAN SÓLO QUIERO AGREGAR QUE NO SE PUEDE GENERALIZAR. SOMO MUCHOS LOS CUBANOS QUE NO PERDEMOS EL PISO Y, POR FAVOR, NO NOS COMPAREN CON LOS ARGENTINOS. eL PROBLEMA DE ESOS CUBANOS DE LOS QUE HABLA PAQUITO ES QUE SON ALARDOSOS Y ESO, AMIGOS, NO HAY QUIÉN NO LOS QUITE; CLARO, SE PUEDE CONTROLAR. PIENSO QUE LOS BUENOS SOMOS MÁS, AUNQUE ESTOY DE ACUERDO DE QUE LOS HAY. LOS HAY.
    UN SALUDO PARA TODOS LOS CUBANOS QUE ESTÁN EN TODO EL MUNDO Y SE SABEN COMPORTAR COMO BUENOS CIUDADANOS.

    ResponderEliminar
  4. Cecilio J. Vázquez15/5/12 10:36 a. m.

    Es cierto pero la arrogancia cubana en el fondo es una autodefensa. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. mario zenzano24/7/15 2:07 a. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. La escritora Anais Nin,hija de padre cubano nacida en el exilio,ya se habia percatado de esta caracteristica del cubano en su primera visita que hizo a Cuba y escribio acerca de esta observacion que tubo sobre la arrogancia e indolencia del cubano.Toda regla tiene su excepcion, hay Buenos ciudadanos cubanos pero una mayoria deja mucho que desear.

    ResponderEliminar