sábado, 5 de enero de 2013

LA DESPENALIZACIÓN DE LOS PREGONES


Los cambios en Cuba

Entre las llamadas “reformas” del general heredero se volvieron a entreabrir los mercados informales -esta vez con más formalidad impositiva que en cualquier otro lugar del mundo real-, y han vuelto a aparecer los pregones de oriente a occidente.

Desde 1968, cuando aquella “ofensiva revolucionaria” arrasó con los últimos reductos de propiedad privada en Cuba, e hizo salir de las calles a cientos de buhoneros, vendedores ambulantes y todo lo que en el mundo real se conoce como economía informal, el pregón, un elemento nacido de esos jaleos mercantiles, también cayó en desgracia, dejó de utilizarse, y, habiendo estado en los salones más importantes del mundo en las voces de soneros cubanos y no cubanos,  dejó de existir, o al menos hizo mutis temporal. Por suerte Moisés Simons e Ignacio Piñeiro ya habían creado sus inmortales pregones El Manisero y Échale Salsita respectivamente, porque si no, nada de aquello hubiera llegado a formar parte de la música popular cubana.

Sin embargo, como en la isla impera desde hace 54 años una economía sin son ni ton -de sí, pero no, de un paso al frente, otro al lado y tres hacia atrás-, entre las llamadas “reformas” del general heredero se volvieron a entreabrir aquellos mercados informales -esta vez con más formalidad impositiva que en cualquier otro lugar del mundo real-, y han vuelto a aparecer los pregones de oriente a occidente, así que lo mismo se puede escuchar a alguien que compra oro… (¡!)… “cualquier pedacito de oro”, como al que oferta “el pan a pe… a peso el pan”.

Y digo que es una economía sin son ni ton, porque no hay quien le pueda seguir la rima. Tantos han sido los desvaríos y las prestidigitaciones que, por ejemplo, un musicólogo tan acucioso como Helio Orovio dio por muerto y enterrado al pregón hace ya más de tres décadas, documentando el hecho -página 369 de la segunda edición-, en su Diccionario de la Música Cubana, donde, como en un acta de defunción, afirmó que: “hoy, debido al propio desarrollo social, han desaparecido (los pregones) quedando como elemento de valor folklórico y etnológico”.

Sin embargo, hoy, en pleno siglo XXI, renace el pregón porque lo han despenalizado, porque la insignificante economía que lo genera ha vuelto a tener el permiso de salida a las calles de la isla, desde donde no se podrá alzar de nuevo para resonar en los salones más elegantes del planeta como lo hizo en el siglo XX, porque no es el fruto de un árbol natural, de una economía real, sino de unos dictados que no tienen otro son ni otro ton que el de entretener, mientras ellos, los vitalicios, hacen de todo con tal de cantar el manisero con el cetro entre las piernas. Después, que arda Troya. 

Para ver más fotos´pinche aquí.

2 comentarios:

  1. Hola hermano,
    me gustó este artículo, creo que la pelicula de horror y misterio está llegando a su fin con Chávez en declive. Algo parecido, aunque en otro contexto, ha ocurrido con los estribillos políticos de las congas.......... Renacen y son asesinados al nacer..........
    Te deso un año de salud y progreso, abrazos

    ResponderEliminar
  2. Es bien determinado el momento pico de la metedura de pata en lo económico en Cuba: "La Ofensiva Revolucionaria", cuyos estragos son como los de la "Revolución Cultural", en China.
    Está bien esclarecido por los padres fundadores del Marxismo-Leninismo, que en las dos primeras etapas de la FES Comunista, el Período de Tránsito, y el Socialismo predominan las relaciones monetario-mercantiles. También que hasta en el Comunismo propiamente dicho la Propiedad Personal se respetará.
    Matar la iniciativa personal fue una puñalada trapera a la concepción de la distribución con arreglo a trabajo.
    Como viéndolo en Macro Economía, lo fue la indefinición de aplicar dos sistemas económicos contrarios a la vez, el Cálculo Económico, y el Sistema Presupuestario, que hizo que nuestra economía le pasara como a un organismo vivo que tuviera pulmones y branquias a la vez: ¡siempre se está ahogando.
    Cuando me permita el implacable tiempo, termino de responderte el correo que te prometí opinar en detalles, que tiene mucho de este tema.
    Para tratar de evitar que los pregones terminen en liturgias sacramentales a la muerte del país.

    ResponderEliminar