miércoles, 21 de abril de 2010

SOLIDARIDAD CON LAS DAMAS DE BLANCO EN SANTO DOMINGO, RD.



-->
-->Decenas de cubanos residentes en Santo Domingo asistieron de punto en blanco el pasado 20 de abril a la misa que en solidaridad con las Damas de Blanco y por el alma de Orlando Zapata Tamayo se ofició en la iglesia de la Santísima Trinidad en la capital de la República Dominicana.

Con la participación de decenas de dominicanos, españoles y personas de otras nacionalidades la misa estuvo dedicada íntegramente a llamar la atención sobre la constante violación de los derechos humanos en Cuba, la falta de libertades y a favor de la excarcelación de todos los presos de conciencia.
El amor como herramienta de denuncia, las vías pacíficas ante la desmedida violencia que ejerce el castrismo contra los disidentes va tomando fuerza en Cuba y felizmente ese esfuerzo y constancia de las Damas de Blanco va alcanzando resonancia alrededor del mundo. Lamentablemente, durante más de medio siglo de dictadura castrista, poca ha sido la solidaridad con el exilio cubano, tímidas han sido las voces que apoyaron a quienes lo perdieron todo y fueron lanzados fuera de su patria como verdaderos refugiados.
Incluso ahora, cuando ya no está Fidel Castro, el verdadero timonel del buque fantasma, quien manejó sin piedad los hilos del terror, el asesinato político, las persecuciones de opositores y ordenó la ejecución, encarcelación o multiplicación por cero de enemigos reales, potenciales o imaginarios, el drama cubano no es lo suficientemente comprendido.
Durante medio siglo han sido muchos los desmanes y perversidades provocadas por el castrismo, aunque sin dudas que el más visible es el terror, un terror que se va enfrentando con eventos como este, un terror que enfrentan cada día en Cuba cientos de opositores.
“Al combate corred bayameses”, dice el primer verso del Himno Nacional cubano que se cantó al final de la misa, después de celebrar un magnífico acto de reconciliación y solidaridad, de amor y paz.
“Que la Patria os contempla orgullosa”, dice el segundo, y por supuesto que esa Patria es la Patria de todos, la que se celebró allí, no la patria convertida en pedestal de una ideología, de un hombre solo, de un dictador.
“No temáis una muerte gloriosa que morir por la patria es vivir”, dice el tercero, y por la recordación eterna de Orlando Tamayo se celebró este acto de solidaridad humana.
“En cadenas vivir es vivir en afrentas y oprobios sumidos”, dice el tercero, y fue por desencadenar a quienes por sus ideas han sido encarcelados que se reunieron en la iglesia de la Santísima Trinidad decenas de personas.
Ojalá que se multipliquen estos actos de solidaridad con la Cuba de todos los cubanos, no la Cuba que durante más de medio siglo ha permanecido como el coto privado de un solo hombre y sus dictados.
Ver reportaje...
-->

1 comentario:

  1. Tony, tines que hacer gestiones con los periodicos nacionales y también de afuera para publicaR TUS ARTÍCULOS QUE SON DE PUNTERÍA. Déjate de debilidades ppequeño burguesas y lanzate al ruedo, que tu eres un gallo de pelea y puedes y debes ganar, ¡Carajo¡ tu hermnao, Brea

    ResponderEliminar