viernes, 25 de junio de 2010

APOYAR A LAS DAMAS DE BLANCO Y DENUNCIAR LOS ATROPELLOS CONTRA LOS PRESOS POLÍTICOS CUBANOS, ESA ES LA CUESTIÓN.

Es admirable la capacidad que tiene el castrismo para atomizar a sus opositores y muy lamentable la capacidad que siempre tenemos de seguirle la rima a sus dictados. El guirigay que ha levantado la carta de los 74 es una inapropiada cortina de humo, digo bien claro el guirigay y no la carta, la carta bien o mal ya no es tema de debate, está hecha y enviada. No debe ni esa carta ni cualquier otra acción hacernos mover el dedo de la llaga, nada nos debe desconcentrar de lo más importante: EL APOYO INCONDICIONAL A LAS DAMAS DE BLANCO Y LA DENUNCIA DE LOS ATROPELLOS CONTRA LOS PRESOS POLÍTICOS CUBANOS.

Lo que nos queda a quienes de alguna manera estamos interesados en que sean liberados los presos políticos y respetadas las protestas pacíficas en Cuba es machacar, como lo hace el castrismo desde hace más de medio siglo, sobre las ideas más importantes en cada momento. Y sin dudas que este es el momento de machacar, hasta que se escuche en la luna, que en Cuba hay pesos políticos que son maltratados hasta la muerte o la paraplejia y que es violentamente reprimida cualquier expresión contra el régimen.

LAS DAMAS DE BLANCO constituyen hoy el más importante argumento contra el castrismo y es a ellas a quienes hay que colocar en el centro del universo, para que sean conocidas y sus afanes de libertar a sus seres queridos se conviertan en la vía más cierta para alcanzar la libertad a la que aspiramos todos los cubanos.

APOYAR A LAS DAMAS DE BLANCO Y DENUNCIAR LOS ATROPELLOS CONTRA LOS PRESOS POLÍTICOS, esa es la cuestión en este momento, salirse de ahí, ahora, es quitarle el jab de la cara al castrismo, es permitir una vez más que nos atomicen, es desconcentrarnos de lo más importante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario