martes, 13 de julio de 2010

EL DESTIERRO NO ES LIBERTAD

Ni el timorato ni el purpurado hablaron claro

A pesar de haberse divulgado que los presos políticos cubanos serían puestos en libertad, todo parece indicar que el gobierno de Raúl Castro lo más que ofreció fue un cambio de condena.

En un marasmo de desinformación, donde muchos datos importantes se omiten por los mediadores, en la que se ha catalogado como la más numerosa liberación de presos políticos en los últimos años dentro de la isla, todo parece indicar que esta vez será igual que otras tantas: sus penas no serán amnistiadas, sino conmutadas por el destierro.

Todo parece indicar que la supuesta libertad incondicional de la que hablaron el Ministro de Relaciones Exteriores de España y el Cardenal de La Habana, no será realidad. Aunque los mediadores declararon a diversos medios que los presos liberados podrían elegir si viajarían al extranjero o no, y que en ningún caso perderían sus propiedades en Cuba, lo que han comentado algunos familiares es que les han concentrado en unidades militares para prepararles los documentos de viaje, y según la cancillería española, un grupo de presos estarían llegando hoy martes 13 [¡!] a España.

Elizardo Sánchez dijo anoche a Televisión Española que los presos serían llevados de sus celdas al avión, y según la misma televisora siete presos con sus familiares llegarán esta mañana a Madrid. Lo contradictorio de la nota es que los excarcelados viajarán a Europa con el estatuto de emigrantes, una categoría migratoria que según las autoridades cubanas hasta el momento equivale al destierro, y quienes lo obtienen son expropiados e impedidos de regresar al país sin permiso.

Si nuevamente a los opositores se les condena al destierro y se les confiscan todas sus propiedades, vuelve el castrismo a salirse con la suya, algo más diezmado que en otras ocasiones, pero vuelven a abrir la válvula de escape y a poner bien lejos a quienes son capaces de aglutinar una oposición coherente, hombres y mujeres aptos para llevar por nuevos rumbos la depauperada sociedad cubana.

Todo parece indicar que el castrismo vuelve a dar un paso al lado en medio de una de las crisis más profundas que ha sufrido en los últimos años, así que ahora menos que nunca se le puede quitar el jab de la cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario