martes, 31 de mayo de 2016

CASTRO: LEVANTE EL BLOQUEO CONTRA CUBA

Ya La Habana, que no tiene vela en ese entierro, prepara el terreno para la cumbre de Trinidad y Tobago, y entre otras maniobras está la de colocar en primer plano el embargo de Estados Unidos contra Cuba, no porque esto sea de gran importancia para esta reunión, sino para tratar de ponerle una piedra en el camino a Obama, quien se estrena en esta lid y quien acaba de colocarle una roca en el camino a los Castro con haber restituido a los cubano-americanos los derechos a viajar a Cuba, remesar etc., y con la amenaza de continuar restituyendo derechos a sus conciudadanos, que por coyunturas políticas –fundamentalmente por acciones castristas-, el ex presidente Bush obstruyó.

Y en este intento por magnificar el tema ya se levantan voces en contra del embargo y solicitudes al Presidente de los Estados Unidos para que lo cancele. Ante todo, la petición debería ser al dictador cubano, para que devolviera a los ciudadanos de su país, quienes no votaron nunca en unas elecciones por él, todas las libertades que desde hace medio siglo les conculcó. El embargo económico de los Estados Unidos contra Cuba, que poco significa en realidad para la economía cubana, es una consecuencia de las expropiaciones a que fueron sometidas las propiedades de ciudadanos norteamericanos en Cuba, embargos que se extendieron a todos los residentes en la isla, quienes durante medio siglo fueron bloqueados en sus derechos a poseer propiedades privadas, comprarlas y venderlas. La solicitud debería ser a los Castro, quienes bloquearon a los cubanos todos sus derechos con las únicas excepciones de aprobar las acciones y palabras del “compañero Fidel” y protestar contra "el imperialismo yanqui".

Tiene que ser muy larga la desmemoria para quienes aborrecen las dictaduras que cada uno ha sufrido y aplauden o hacen de la vista gorda ante la que padecen los cubanos. Pero parece que el agradecimiento a los Castro, por su ingerencia en Dominicana, Bolivia, El Salvador, Chile, Argentina, España, Uruguay etc., con el pretexto de eliminar dictaduras, empleando la sangre y el dinero de los cubanos, enceguece y no permite ver que la más antigua dictadura del continente Americano es la que han mantenido Fidel Castro y su heredero Raúl.

Es a los Castro a quienes se les debe exigir que levanten el bloqueo al uso de la Internet en Cuba, y que este medio, que es hoy de uso cotidiano en países tan pobres como República Dominicana, deje de ser un arma para sus campañas internacionales. Es a los Castro, como empleadores de todas las empresas del estado, a quienes se les debe exigir que paguen los salarios en la misma moneda en la que se comercializan los celulares, los DVD, las habitaciones de hotel, los trámites para obtener pasaportes y todo lo que no forma parte de la libreta de abastecimiento. Es a los Castro a quienes se les debe exigir que paguen con la misma moneda que cobran.

El derecho a la propiedad privada y su defensa por parte del estado, está en la constitución de todos los países que participarán en la cumbre, y ese es un derecho que los cubanos perdieron hace medio siglo. Tiene que ser larga la desmemoria y grande el agradecimiento para solicitarle al Presidente de los Estados Unidos lo que no se le exige al Presidente de Cuba.

Al único que se le debe exigir que cumpla con lo que prometió hace medio siglo es a Fidel Castro: Elecciones libres, libertad de asociación, libertad de prensa, eliminar la censura, respetar la constitución de 1940, y liberar a todos los presos políticos. Cuando los Castro sean capaces de cumplir con sus promesas y nos devuelvan a los cubanos las libertades que por más de medio siglo nos han bloqueado; entonces, a ningún extranjero se le ocurrirá obstruir nuestros derechos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario