martes, 31 de mayo de 2016

LAS NOTICIAS DE MI PAÍS ME AVERGÜENZAN

Cada tanto las noticias de mi país se escurren en los medios, y si alguna vez sentí alegría o nostalgia ante hechos similares, en la actualidad siento vergüenza.
Entre las que circularon en el pasado reciente, estuvieron la aparición en el mercado de la isla de los teléfonos móviles, y ciertos electrodomésticos que en el resto del mundo son antiquísimos.
Por estos días se pudieron conocer algunas nuevas no menos vergonzosas; entre ellas, la de un club de surfistas que practica en una playita del reparto Miramar. Estos muchachos concitaron la compasión internacional, y sus miembros reciben del extranjero, de tiempo en tiempo, donaciones de tablas y trajes para entrenarse en el tropical deporte.

La otra gran buena nueva es la de una vacuna contra el cancer. (¡¡¡)

Cuando era estudiante, proliferó mucho en las paredes de la ciudad en la que vivía un cartel que rezaba: “La virginidad produce cáncer, vacúnese”. Por algún motivo incomprensible, fue eso lo que recordé al conocer el anuncio, pero inmediatamente después del encontronazo, evoqué la proclamación de otros muchos inventos del mismo inventor, que le dieron la vuelta al mundo en los medios y nunca llegaron a los mercados con el ímpetu y la agresividad que se esperaba; entre esos productos, me vino a la mente, claro está, la ESPIRULINA y el inconmensurable PPG.

Las noticias de mi país me avergüenzan, porque son el engendro de un sistema podrido, pero admiro la tenacidad y decoro de sus víctimas, quienes antes de abandonarlo, recurren a todos los medios a su alcance para sobrevivir, y si es posible cambiar un ápice el entorno.

PE: Cuando di por terminada esta entrada, me di cuenta que no mencioné donde ocurren los hechos descritos. Es posible que el inconciente me anunciara que todo el mundo es capaz de identificarlo y me ordenó no redundar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario